martes, 3 de marzo de 2009

Detalles

No se por qué pero siempre he tenido tendencia a fijarme en los pequeños detalles, a poner palabras a las miradas o hacer hablar a los gestos; el silencio habla solo y lo que ocurre en él dice mucho. Si ahondas en la mirada después de un beso, en esos abrazos al despertar o en la forma de un hombro y su tacto al acariciarlo, puedes descubrir muchas cosas y no sólo físicas, no hablo de la musculatura o de color de piel, hay algo más detrás de ello. Una caricia evoca y te habla de la persona, una caricia lenta y suave te lleva al interior, te estremece, te hace sentir algo, te pone la piel de gallina.

Los pequeños detalles de los demás te muestran que somos diferentes: hoyuelos al sonreír, los tiene mucha gente pero si los observas, verás que son únicos en cada uno de nosotros; un pliegue al doblar el codo; la forma de como caen las venas en el dorso de una mano; el perfil de alguien, concretamente la nariz...hay tantas pequeñas que cosas que ignoramos pero que siempre están ahí y nos hacen diferentes a unos de los otros.
Quizá parezcan tonterías, algo iluso o incluso una perdida de tiempo pero en mi caso, lo encuentro, por así decirlo, mágico: el tacto de la piel nunca es igual en nadie, el olor de la piel siempre es diferente, las formas del cuerpo, las arrugas naturales, el perfil, las manos...

Detalles, cada día está lleno de ellos y muchas veces los pasamos inadvertidos. Encuéntralos porque ahí están, disfrútalos: vive esa caricia, observa esos ojos que te rodean, disfruta ese beso...

2 comentarios:

Paco Bailac dijo...

UNos detalles de mucho nivel


pacobailacoach.blogspot.com

MeriJane dijo...

Son los más importantes ade la vida, con todo lo que has escrito princesa.
sin detalles, la vida está vacía...