miércoles, 11 de febrero de 2009

Olores, nombres, canciones...

Cosas que nos recuerdan a cosas, que nos hacen pensar, que nos inspiran...nuestros sentidos actúan igual en todo el mundo pero provocan diferentes sensaciones en cada uno de nosotros: lo que hueles, escuchas, ves...

Me gusta oler cosas que evocan imagenes en mi memoria, puedo volver a ese momento por unos instantes y disfrutar de lo que viví: los libros nuevos del colegio, el olor a coco, la humedad, el cloro de la piscina, la sal del mar, las calles del Cairo, el perfume que utilizo y con quien lo comparto, su olor, el aroma del café...disfruta cada uno de esos instantes, disfruta el olor porque, pase el tiempo que pase, lo seguirás oliendo y ESA imagen aparecerá en tu mente casi por arte de magia; los impulsos cerebrales no se pueden controlar, simplemente ocurren.

Música? cantar a algo con ritmo podríamos decir. ¿Quién no tiene esa canción en mente que le hace pensar en "aquella persona"?, si nos ponemos a pensar, haríamos una larguísima lista de canciones cada una asociada a un momento kodak: canciones de verano, canciones de pareja, de juergas, de navidad, de infancia, de él, de ella, de nosotros, de largas noches sin dormir...

Si hacemos pequeños fotogramas de nuestra vida, todos tienen música y huelen a algo y en ellos hay nombres de personas que sobresalen más que otros, algunos nombres sólo permanecen un tiempo, otros los has conocido siempre, otros se van y algunos, aunque parezca mentira, siempre están y se instalan en la película de tu vida hasta que se acaba y leemos "The End".

Todo huele, todo suena, en todo momento hay alguien y algo especial para recordar, disfrutar y por lo que luchar. El truco? aprovecha, disfruta y vive!

3 comentarios:

cadalocaconsustemas dijo...

Qué bonito, Mel!! Disfruto con la lectura de tus palabras, de verdad...
Mi momento olor nostálgico?...En invierno, cuando salgo del metro y paso por C/Sagunt, siento el olor de alguna casa que deben tener una cocina antigua o chimenea...inmediatamente me traslado a la cocina de mi abuelo en un pueblo perdido de León. Como les dé por reformar esa casa, me matan!!

amaru-amarito dijo...

Pues si los olores siempre tan ligados a los recuerdos, mi mejor momento-olor es el olor del bronceador delial, me recuerda a cuando era pekeña y me llevaban a la playa y me untaban toda de blanco con akel potingue delial,no tenia preocupaciones,solo una,si para comer me comprarian patatas fritas con mayonesa y ketchup jajajaj. Como echo de menos akella niña con el pelo casi blanco de rubio con su mini bikini de color amarillo.

MeriJane dijo...

que bonito cuca!! olores, momentos...
un olor...el olor a mar, relkajante y pacificador, pero mar de verdad, no la barceloneta, hehe.
y el más gracioso, los litro de poeme que se hechaba la profe de matemáticas en la eso, tardé unas semanas en saber que era poeme, era mi incógnita en lugar de la x, hehe.

si todo va bien la semana que viene ya me tienes de vuelta!! espero no haber perdido mucho, me pondré las pilas el lunes para recuperar. echo de menso tus calentamientos!! y tu compañía of course!!

muaks cuqui!